Calidad y Salud

El aceite de oliva extra virgen es un ingrediente esencial de la dieta mediterránea, que se ha extendido como modelo a seguir en medicina preventiva.

Este producto posee un sinfín de efectos positivos, pasando por la conservación y embellecimiento de la piel hasta la incidencia en la prevención de determinados tipos de cáncer.

Entre algunos de sus beneficios están:

Ayuda a prevenir la arterioesclerosis y sus riesgos: la hipertensión arterial, el infarto de miocardio, la insuficiencia cardíaca, la insuficiencia renal y las hemorragias cerebrales. Según el Prof. Francisco Grande Covián, fundador de la Sociedad Española de Nutrición, “las tasas más bajas de muerte por enfermedad cardiaca coronaria se registran actualmente en los países donde el aceite de oliva es prácticamente la única grasa consumida".

En la actualidad, las investigaciones médicas revelan la eficacia de la dieta mediterránea en la prevención de eventos coronarios secundarios y la influencia positiva del aceite de oliva sobre la depresión asociada con estos eventos y en el estado de ánimo.

Disminuye el colesterol malo evitando que se deposite en las arterias y aumenta el colesterol bueno.

También tiene un efecto saludable en el sistema digestivo, dado que mejora el funcionamiento del estómago y el páncreas, los intestinos, el hígado y las vías biliares, evitando la formación de cálculos en la vesícula.

Tiene efectos beneficiosos en el tratamiento de la gastritis y las úlceras gastroduodenales y presenta una suave acción laxante.

Una dieta rica en aceite de oliva no sólo es una buena alternativa en el tratamiento de la diabetes, sino que también puede ayudar a prevenir o retrasar la aparición de la diabetes. Consumir aceite de oliva mejora el metabolismo y desciende el nivel de glucosa, que sumado a su acción sobre el sistema circulatorio y el perfil lipídico, mejora la calidad de vida del paciente diabético.

Por su efecto antioxidante resguarda y tonifica la piel y otros tejidos, disminuyendo los signos de envejecimiento. También protege al organismo frente a tumores, siendo lo más estudiado su beneficio sobre el cáncer de mama, próstata, colorrectal y uterino.

Contribuye a combatir la obesidad. Se ha demostrado que una dieta rica en aceite de oliva facilita la pérdida de peso en forma más duradera que una dieta baja en grasas.

Su consumo durante el embarazo y la lactancia juega un papel clave en el desarrollo del feto y posterior crecimiento del bebe debido a aporte de vitamina E.

Posee además, propiedades antiinflamatorias.

2017 © Asociación Olivícola Uruguaya - Todos los derechos reservados.